La Ruta del Adobe

La Ruta del Adobe abarca cincuenta kilómetros entre las localidades de FIAMBALA y Tinogasta, en ellas se encuentran monumentos históricos y pequeñas capillas hechas con adobe, la mezcla de barro, paja y estiércol. Existen varias casonas antiguas, una de ellas perteneció al vicecónsul chileno, donde ahora funciona una hostería y restaurante.

La mayoría de estas construcciónes tienen muros de 80 cm y 1 metro de ancho, alguna de ellas con mobiliario de casi 300 años de antiguedad. En el Puesto, está el oratorio de los Orquera, una de las joyas de esta ruta, construida en el año 1747. Aquí las imágenes de Nuestra Señora del Rosario, de Cristo Crucificado y un cuadro de la Virgen María amamantando al Niño, fueron traídas desde Chuquisaca, Perú.

La Ruta del Adobe continúa hacia Anillaco (Catamarca) donde estuvo en el año 1.536 Diego de Almagro, aquí está la Iglesia Ntra. Señora del Rosario (declarada monumento histórico en 1993) y el Mayorazgo de Anillaco, ambos de 300 años. A cinco kilómetros de Anillaco, a un costado de la ruta, están los restos de la ciudad diaguita de Watungasta, levantada en adobe. Sus orígenes se remontan a comienzos del primer milenio. En FIAMBALA, la Iglesia de San Pedro, una construcción de adobe que levantó el Capitán Domingo Carrizo en el año 1.770, donde hay cuadros al óleo e imágenes de madera de origen cusqueño.

La Iglesia forma parte del antiguo Mayorazgo de FIAMBALA y de la Comandancia de Armas, frente a ella se yergue un algarrobo de 200 años, testigo privilegiado de lo ocurrido en la antigua Pianguallá. La Comandancia de Armas al lado de la Iglesia, es muestra fiel de un pueblo que vio nacer a nuestro país.